Slide Consultoría

¿Sabes qué es el Síndrome del Eterno Viajero?

Has escuchado alguna vez sobre el “Síndrome del Eterno Viajero”. La definen como “la necesidad de querer estar constantemente en otros lugares. Es sentir que no puedes ser feliz viviendo en un solo sitio”.
Creo que estas sensaciones van floreciendo de manera casi imperceptible en cada uno de nosotros por experiencias directas o indirectas que tengamos con algún sitio nuevo, distinto al nuestro. Cuando digo experiencia directas, hago referencia a algún viaje realizado de niño, quizás ese viaje a Disney en el que a tu regreso solo le preguntabas a tus papas cuando regresaban a visitar a Mickey (si como si fuese barato y sencillo realizar toda esa logística) o aquel viaje familiar en el que compartiste con tu abuelita y recuerdan con mucho cariño. ¿Y que hay con las experiencias indirectas? Seguro que en algún momento viste en las redes sociales fotos de las últimas vacaciones de tus amigos y pensaste “que maravilloso sería estar allí” o te encontraste con algún vídeo de los tantos que inundan Internet sobre Tailandia, que te impresionó tanto y lo marcaste como tu “gran destino”. Todas estas experiencias, casi sin percatarnos, germinan dentro de nosotros una curiosidad insaciable de recorrer y conocer el mundo, ya sea por unos cuantos días, semanas o meses.
Luego de haber realizado ese viaje por tu cuenta y haber permitido que brotara las sensaciones del Síndrome, no hay vuelta atrás, todo cambia. Desde ese momento no existirá un “Wish List” de lugares a visitar, que al completarlo desvanecerá de ti las ganas de seguir viajando. No, lastimosamente esto no sucede o mejor aún, afortunadamente no pasa, ya que siempre rondará en ti el deseo continuo de recorrer nuevas calles, descubrir los colores de nuevas ciudades, extasiarte con otros olores y sabores, no te limitarás a lo que conoces, tu vida te exigirá para siempre una dosis de lo desconocido.
Todos estos buenos recuerdos desbordarán tu memoria al igual que las malas experiencias que se convertirán en las mejores anécdotas. Las fotografías te trasladarán por un pequeño lapso a cada uno de esos sitios y en ese momento te percatarás que tienes “la necesidad de estar en otro lugar”, ese lugar que nunca abandonó tu subconsciente y que en ocasiones deseas con ansias volver a visitar. Quizás ese reencuentro no sea el mismo ya que no coincidirán tus recuerdos,  el lugar habrá evolucionado sin ti y tú personalidad tampoco será la misma, tendrás otra perspectiva de como ver el mundo. No te preocupes cada viaje es distinto y te ofrece nuevas experiencias que enriquecen tu alma. Lo importante es que no ignores esa necesidad de estar en otro lugar, esto no significa que vendamos todo y nos lancemos al mundo (o quizás sí) sino que no te prives en descubrir fascinantes lugares que te regalan los viajes. “Viaja, el dinero se recupera, el tiempo no”. 
¿Se imaginan una vida sin viajes?
Les comparto un vídeo inspirador sobre este tema del Blog “Algo que recordar“. Espero que también se sientan identificado. 

Publicado en Blog y etiquetado , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *